Google
 

Contribuye con "Naturaleza y Racionalismo"

viernes, 24 de diciembre de 2010

Isaac Asimov Acerca de la Sobrepoblación

Isaac Asimov fue un brillante escritor de novelas de Ciencia Ficción y Divulgación Científica e Histórica. Y sus ideas acerca de muchas cosas eran muy interesantes y profundas, especialmente con respecto al futuro de la humanidad.
En este video nos habla acerca de la población mundial y las consecuencias de su crecimiento desmedido.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Parásitos en la Naturaleza: Evidencia de la Evolución

En la naturaleza existen muchas relaciones entre especies. Algunas más complejas que otras, pero todas ellas complejamente generadas por el proceso evolutivo. Mucha gente ajena a la ciencia y en particular a la biología, piensa que la evolución es un conjunto de ideas y especulaciones filosóficas, sin más sustento que cualquier otra idea especulativa. Y el motivo principal por el que se piensa de esta forma es debido a que la evolución y lo que implica tira por la borda todas las historias bíblicas que pretenden explicar el origen de las especies y del ser humano. A pesar de que el punto de inflexión en el que se dieron los debates más encarnizados al respecto fue hace unos 150 años, a raíz de la publicación de El Origen de las Especies de Charles Darwin, aún hoy podemos encontrar a mucha gente reacia a dejar las ideas bíblicas de la creación.
Pero aquí mi interés es examinar solo una fracción del producto de este maravilloso proceso: los parásitos en la naturaleza. Además de representar una evidencia del proceso evolutivo, la existencia de los parásitos – entre otras cosas – hace reflexionar acerca de la supuesta bondad y sabiduría del dios que se muestra en la Biblia.
He seleccionado algunas de las especies más extremas de parásitos para que queden claras dos cosas: lo que acabo de mencionar en relación a la visión bíblica tradicional, y la naturaleza maravillosa de los diversos procesos biológicos, específicamente, la del proceso evolutivo.


Devorada desde dentro.

Copidosoma floridanum, es una avispa que pone sus huevos dentro de la oruga de la polilla Trichoplusia ni. Para esto, la avispa posee un ovipositor que introduce en el cuerpo de la oruga, poniendo dos huevos dentro de ella: uno macho y otro hembra. Normalmente el proceso de división de cada huevo en otras especies se sucede numerosas veces, produciendo un embrión multicelular a partir de un solo huevo. Sin embargo, este no es el caso, ya que cada huevo se divide en unas doscientas partes, generando así unas 200 larvas macho y el mismo número de hembras. Para mayor sorpresa, estas larvas se especializan en sus labores según el género, siendo las hembras las que cumplen la misión de “soldados”, eliminando a cualquier larva de otra especie que pretenda parasitar a esa oruga en particular y horadando un pasaje hacia los espiráculos (que es por donde la oruga respira) para poder respirar. Y debido a que las hembras se desarrollan antes que los machos, las primeras evitan el ingreso de intrusos hasta que los machos se han desarrollado. Pero una vez que los embriones macho se han desarrollado en larvas, el panorama cambia: las hembras matan a cuanto macho puedan, sobreviviendo solo unos cuantos. Entonces, cuando llega la hora de la salida, la proporción de sexos es abrumadoramente mayor a favor de las hembras. Esto tiene una muy buena razón evolutiva, ya que los machos solo aportan los gametos y nada más. Además estos significarían una mayor competencia a la hora de encontrar otro huésped.
En resumen, ambos (tanto machos como hembras) se ayudan, ya que unos cumplen el papel de protector (las hembras) y los otros cumplen el papel de reproductores y además son los que rompen el cuerpo de la oruga para poder salir (los machos).

 Desde el punto de vista de la biología evolutiva, todo este proceso tiene sentido y posee una explicación para cada evento que ocurre. Sin embargo, desde el punto de vista bíblico uno se preguntaría por qué razón un dios infinitamente sabio y bueno podría permitir tal horror para la oruga y para las larvas macho de C. floridanum. Uno se imagina el sufrimiento de la oruga durante todo el proceso, ya que este tiene una duración de aproximadamente un mes. Y esto sin considerar que el diseño de la naturaleza no es perfecto, por lo que, de haber sido todo creado por Dios, sería una creación imperfecta… muy poco digno de un dios omnisciente, omnipotente e infinitamente bueno.


Una unión extrema, aunque no tan cruel.

Cuando uno ve un isópodo (un crustáceo marino) tiene una idea de un animal amistoso y para nada peligroso. Sin embargo, una especie de isópodo (Cymothoa exigua) parasita a algunos peces marinos. Los casos de parasitismo a peces se hace evidente y notoria en el conocido caso de las rémoras, por ejemplo, que se adhieren a diferentes animales marinos grandes y viven pegados a ellos, aprovechando el transporte y protección que estos les brindan. Sin embargo, la forma de parasitar que tiene C. exigua es verdaderamente poco ortodoxa.
Este animal se adhiere a la lengua de algunas especies de peces, succionando la sangre de una de las principales arterias que la abastecen de sangre. Con el tiempo, la lengua se atrofia y el crustáceo se adhiere permanentemente a su huésped, uniéndose a los músculos de la lengua. En realidad, el huésped no se ve afectado seriamente, a pesar de que C. exigua casi reemplaza a la lengua en sus funciones.
En una de las fotos se puede ver al pez Colossoma mitrei con un espécimen de C. exigua adherida a su lengua. Nótese que el pez tiene unos dientes peculiares. Cuando vi la foto por primera vez pensé que era trucada pero resulta que esa especie tiene esa dentadura extraña para un pez (se parece más a la de algunos mamíferos).



En este caso, se ve un perjuicio menor hacia el huésped que en el caso de la interacción Copidosoma-Trichoplusia. Sin embargo, también podemos ver una relación plenamente explicable por el proceso evolutivo, mientras que nos queda un signo de interrogación en la cabeza cuando nos imaginamos a un dios todopoderoso creando seres con este tipo de vida.


Criar a los hijos equivocados.

Existen varias especies de aves parásitas, pero voy a comentar acerca de una en especial que he podido ver de cerca y que vive y anida en la UNALM, mi alma mater. Su nombre científico es Molothrus bonariensis, más conocido como tordo parásito o tordo lustroso. Esta ave tiene un comportamiento particular: no construye nidos, sino que ponen sus huevos en los nidos de otras aves pertenecientes a especies diferentes. Para evitar que los dueños del nido detecten el fraude, han desarrollado una estrategia de camuflaje de huevos: sus huevos se parecen mucho a la de la especie que parasitan. Y ya que sus huéspedes son diferentes especies de aves, poseen huevos de diferentes tamaños y colores, de acuerdo a la zona en donde vivan y a la especie que prefieran parasitar. 

La secuencia es como sigue: M. bonariensis pone un huevo en un nido ajeno; la especie huésped no reconoce (usualmente) que el huevo es ajeno. Debido a que el periodo de cría de M. bonariensis es menor que el de muchas de las especies a las que parasita, la cría de tordo parásito nace primero y usualmente es más grande. Luego, los padres sustitutos lo alimentan en mayor proporción y las crías del huésped en ocasiones mueren de inanición. La cría de tordo parásito crece y luego se va del nido, repitiendo luego el ciclo.
En otras especies de aves parásitas, sucede lo mismo que con M. bonariensis, salvo que cuando el polluelo nace, lo primero que hace es arrojar del nido a los huevos o crías recién nacidas del huésped, matándolas al instante y eliminando la competencia.


Conclusión.

En los tres casos presentados, podemos ver cómo es que estas especies han coevolucionado, generando una relación interespecífica muy compleja y en la que una especie depende de la otra. Todo esto es explicado inequívocamente por la biología evolutiva, y para esto hay estudios que comprenden muchas sub-áreas de la biología, como por ejemplo, la genética, la anatomía comparada, la paleontología, la biología molecular, la etología, la ecofisiología, entre otras.
Por otro lado, si queremos explicar estos casos en base a los textos bíblicos, simplemente fallamos en el intento, ya que no se puede explicar por qué un dios omnisciente, infinitamente bueno y todopoderoso pueda haber creado una realidad como la que tenemos delante.
Con esto no quiero decir que la realidad sea horrible. Todo lo contrario, porque la naturaleza es maravillosa y fascinante. Hay mucha belleza y orden en la naturaleza. Pero a lo que me refiero es a que no es lo que se esperaría de un diseñador inteligente.
Pese a quien le pese, el proceso evolutivo cuenta con numerosas pruebas provenientes de distintas ramas de la biología. Por el contrario, los argumentos bíblicos creacionistas no cuentan más que con el propio testimonio bíblico, aunque esas ideas se encuentran tan arraigadas en la gente que es muy difícil quitarlas. Parecería fácil que las personas den más peso a las evidencias que a la tradición, sin embargo, es innegable que hay numerosas razones para que esto no sea así. Y dichas razones las podemos encontrar en el funcionamiento de nuestra propia psique.

Y para concluir me gustaría citar la famosa paradoja de Epicuro:

“O dios quiso eliminar el mal y no pudo
O dios pudo eliminar el mal y no quiso
O dios ni quiso ni pudo
O dios quiso y pudo

Entonces:
Dios sería impotente, lo que contradice su omnipotencia.
Dios sería malvado, lo que contradice su bondad suma.
Dios sería impotente y malvado a la vez, lo que contradice su omnipotencia y bondad.
Si dios quiere y puede acabar con el mal, ¿porque no elimina al mal?.
Dios sería incoherente, lo que contradice su perfección. 

Conclusión:
Si dios no es omnipotente no es dios, luego dios no existe.
Si dios no es bondadoso no es dios, luego dios no existe.
Si dios no es omnipotente ni bondadoso no es dios, luego dios no existe.
Si dios no es perfecto no es dios, luego dios no existe.”

jueves, 9 de diciembre de 2010

Pensamientos Sobre Adán y Eva (Humor)

Otro buen monólogo de Dave Allen. No tiene pierde, véanlo!

martes, 7 de diciembre de 2010

Enseñando Religión a los Niños (Humor)

Acabo de toparme en Internet con este gran comediante: Dave Allen. Al igual que George Carlin o Bill Maher, es un extraordinario comediante de unipersonales. La verdad, este video es imperdible.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Aprobación de Ley de Libertad Religiosa en el Perú: ¿Democracia o Miedo?

Ayer, 2 de Diciembre de 2010, se ha aprobado un proyecto de ley en el Congreso del Perú, llamado “Ley de Libertad Religiosa”. Confieso que apenas leí el titular de la noticia, me alegró saber que se estaba dando un paso hacia adelante, dejando de lado (al menos sobre el papel) discriminaciones añejas.
Sin embargo, cuando empecé a leer el contenido de la noticia, mi alegría se convirtió en sorpresa, porque esta nueva ley no dejaba de subvencionar a la Iglesia Católica para permitir así  una verdadera separación entre el estado y la iglesia, sino que en lugar de ello, ahora subvencionará, exonerará de impuestos y beneficiará a todas las religiones que tengan algún tiempo funcionando en el país. Es decir, antes todos los peruanos sin excepción subvencionaban (deseándolo o no) a la Iglesia Católica, mientras que ahora todos los peruanos tendremos que subvencionar (deseándolo o no) a varias denominaciones religiosas.
¿Acaso el estado peruano tiene tanto dinero como para gastarlo en sostener grupos religiosos y sus y creencias particulares? A mi me parece que ese dinero que se va a destinar a sostener grupos religiosos, podría invertirse en cosas más productivas y positivas como la educación y la salud, básicamente.  Recordemos que de nuestro bolsillo saldrá el dinero para mantener de por vida a curas, monjas, pastores, monaguillos, etc.
Esta ley tiene una cara aparentemente bonita, ya que aparenta velar por una verdadera libertad de culto. Sin embargo, lo que se está haciendo es agravar aún más la incostitucionalidad que supone crear vínculos entre el estado y uno o más grupos religiosos. Una verdadera libertad religiosa contemplaría igualdad de condiciones entre las personas que profesen religiones diferentes o que no profesen ninguna religión. Pero esto no es así, porque los que se quedan fuera de la repartición de la torta son los grupos religiosos más pequeños, y todas las personas que se consideran agnósticas o ateas.
Incluso, ahora que lo veo bien, la ley habla de que “las instituciones inscritas en el Registro de Entidades Religiosas que hayan adquirido notorio arraigo, gozarán de las exoneraciones, beneficios tributarios y franquicias que les reconozcan los convenios que, en su caso, pudieren celebrar con el Estado”. ¿Pero esto se refiere solo a los grupos cristianos o también a grupos no cristianos? Recordemos que en nuestro país hay grupos importantes que profesan otras religiones no cristianas, como el Islam, el hinduismo, el budismo, etc.
Toda esta situación pinta mal, pero hay algo que huele mal en todo esto. Y es que quizás el Congreso de la República haya tomado esta medida no para congraciarse con los grupos cristianos no católicos, sino para no pelearse con la “Santa Iglesia Católica”, más específicamente con el Vaticano. Recordemos que existe un documento firmado entre el Vaticano y el Estado peruano, conocido como el Concordato. Y es en este preciso documento en que el estado se compromete a subvencionar, exonerar y beneficiar a la Iglesia Católica.
A mí se me hace que a los congresistas les da miedo anular el Concordato, aún violando este último lo que manda la constitución: que el estado debe ser laico, aconfesional y sin vínculo alguno con ninguna confesión religiosa.
Y encima de todo, el Monseñor Bambarén, ex presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, muestra su lado egoísta al protestar la aprobación de la ley, porque “que se ponga en igualdad de condiciones a todas las confesiones religiosas es un error porque hay cantidad de confesiones que son unas células pequeñitas que se han ido multiplicando por interés económico y no tienen una estructura como las iglesias históricas.”
Monseñor Bambarén, dígame una cosa: ¿desde cuándo la tradición y la antigüedad de una institución la convierten en verdadera, o con la autoridad de decidir qué es verdad y qué no?
Evidentemente el comentario de Monseñor Bambarén es un manotazo de ahogado, porque ve en esta ley una perturbación al monopolio que ha tenido la Iglesia Católica durante siglos. Me imagino que debe estar pensando que su concordato peligra a corto o mediano plazo. Aunque, solo le diría una cosa a Monseñor Bambarén: que no se preocupe porque no hay indicios de que el estado vaya a disolver este convenio, ya que aparentemente todos los presidentes y congresistas de turno tienen miedo de hacer tal cosa.
Yo creo que ya es hora de detener este fomento de la discriminación y la exclusión, y peor aún si esta se promueve de manera implícita a través de cuestiones religiosas. La religión pertenece al ámbito personal y debe quedar en el ámbito personal. Ya la historia ha mostrado hasta el hartazgo que una fusión del poder político con la religión es el peor poder opresivo y oscurantista que haya existido jamás. Y esto sin mencionar el grave daño que han hecho y hacen aún las religiones occidentales al desarrollo de la ciencia y al entendimiento de nosotros mismos como entidades biológicas.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

La Falacia del Libre Albedrío en la Biblia

La idea ampliamente difundida en la comunidad cristiana acerca del libre albedrío es que Dios nos da a elegir las acciones que vamos a realizar y nos da libertad para escoger lo que queramos en nuestra vida. Sin embargo, según la Biblia, Dios nos da a escoger entre una de dos opciones: o estamos con él (y seremos salvos) o no estamos con él (y seremos condenados). Ejemplos de esto los podemos encontrar en todos los libros de la Biblia actual: Gn 2: 16-18; Gn 6: 12, 13; Gn 26: 2-5; Éx 1: 16-21; Éx 9: 1-6; Lv 5: 14-19; Lv 26: 1-46; Nm 14: 26-37; Nm 33: 50-56; Dt 4: 1-4; Jos 7: 10-12; Jue 2: 1-4...). Estos pasajes son evidencia de que el Dios bíblico solo da dos opciones, de las cuales una es la correcta.
Pero el concepto del libre albedrío es totalmente incompatible tanto con lo que el mismo Dios plantea en la Biblia, como también con el concepto de “plan divino”. Si existe un plan divino, en el cual todo está predestinado por Dios, entonces el libre albedrío es solo una mera ilusión: una ilusión de tener libertad de opción, porque nuestras decisiones ya están predestinadas por Dios.
Sin embargo, la incompatibilidad entre el concepto de libre albedrío y lo planteado por el Dios de la Biblia me parece aún más importante, porque mucha gente basa gran parte de sus creencias religiosas en el concepto de libre albedrío como muestra de la bondad de Dios, cuando lo que vemos en el mismísimo libro que todos los cristianos defienden es totalmente lo opuesto.
¿Cómo puede ser que la gente argumente que el Dios bíblico es bueno y que hay que leer la Biblia misma para ser testigos de ello? Y no creo que alguien niegue que esto es así, porque sino, ¿de dónde han sacado su idea de Dios los cristianos, sino de la Biblia? Me pregunto si la mayoría de cristianos ha leído la Biblia en su total extensión, o al menos algunos fragmentos (que es lo que se necesita para darse cuenta de que se trata de un libro de mitología).
¿Cómo puede ser que un personaje al que se le atribuye poder, sabiduría y bondad infinita pueda crear a otros seres sin ninguno de esos poderes y que los confine a un mundo en donde, o se hace su voluntad o se hace su voluntad? Toda la Biblia es un compendio de leyes y órdenes de Dios hacia sus “hijos” los humanos. Y este compendio va acompañado de historias de pueblos o personas que no cumplieron esa ley, por lo que la solución era una sola: destruirlos.
Si tomamos en cuenta las enseñanzas de la Biblia y de las diversas iglesias cristianas, entonces caemos en una profunda contradicción lógica – o falacia – en la que dos ideas chocan de manera irreconciliable. No puede existir una libertad de opción, cuando un supuesto dios que lo rige todo tiene un lugar para los que decidieron “bien” y otro para los que decidieron “mal”. Es como que un padre le diga a su hijo:

“Hijo, si quieres puedes salir a jugar a la calle; como tu gustes… pero si sales estarás castigado de por vida, y si te quedas todo estará bien. ¿Qué decides?”.

Obviamente algo así sería un acto malvado e inmoral, por decir lo menos.

Visitas desde 28 de Mayo de 2010